CONSUELO DE TONTOS de Agus López Avilés (Actualizado!)

Ayer, 13 de Noviembre, fue un día alegre para el mundo en general y para mí en particular. Agus López o Bamf! anunciaba la publicación de su primera novela. Este señorito, un incansable compañero de fatigas durante mis primeros años universitarios es ágil (cual espadachín más o menos)  en el manejo de la palabra, elocuente; de aquellos que dominan el arte de la dialéctica hasta el nivel de ser capaz de soltar lo que le venga en gana sin perder un ápice de elegancia.

ravenclaw
Retrato de Agus el día de su ingreso en el colegio que nos unió para siempre. Eso, y nuestra mili de miel en Greenbow, ALABAMA, santo cielo, que buenos ratos, aquello era divertirse. NJJJJH (sorbiendo mocos) Hace un día de perros.

Reconozco haber estado enganchado a su blog, entrando a menudo en búsqueda de nuevas actualizaciones. Mi vida sufrió un trágico revés cuando dejó de publicar en el mismo, hasta que venció su apatía a las redes sociales y pude volver a disfrutar de sus pequeñas dosis diarias.

Podría decir mucho de él, sobre todo bueno, pero como lo que os recomiendo es el libro, creo que es mejor que leáis un fragmento del que imagino que será el primer capítulo, escrito hace pffff… cuando aún eramos vecinos, teníamos un conejo llamado Scofield por mascota y una abuela que se llamaba Fina.

Sólo queda una cosa por aclarar, en varias entrevistas con el autor,  ha asegurado que aunque las comparaciones sean evidentes, el protagonista y yo no tenemos nada en común salvo el nombre, se lo puso porque le molaba desde siempre. Aclarado queda, grande Agus, mis respetos eternos. Estoy deseando tener un ejemplar en mis manos.

PRIMERA PARTE

 

I shot him dead because

because he was my foe.

Just so: my foe of course he was

that’s clear enough, although.

 

(Le maté porque

porque era mi enemigo.

Sólo eso: él era,  por supuesto, mi enemigo

aunque eso está bastante claro.)

 

Thomas Hardy


I

 

Podría envolverse con la seda más brillante y ponerse una orquídea detrás de cada oreja, y los aterrorizados peatones le pagarían primero, y le preguntarían después si le debían dinero.

 

Hugh Laurie

 

Leo es feo. Leo es muy feo. Leo alcanza tal grado de fealdad que da la impresión de ser el producto de un esfuerzo premeditado. También es bajito. Bueno, decir que es bajito sería ser benevolente. Digamos que es muy pequeño.

Dejémoslo en “diminuto”.

Su fealdad y su pequeñez le han acompañado desde su nacimiento y, debido a que la cirugía estética hace arreglos pero no milagros, le acompañarán hasta el día de su muerte.

No hay motivos para adentrarse en las historias de su niñez, juventud o madurez, en posibles conjeturas sobre un crecimiento difícil, o especular sobre la posibilidad de que sus padres no le compraran suficientes juguetes de niño. Digamos que Leopoldo (porque está claro, tiene un nombre completo) tiene cuarenta años, casi cuarenta y uno; malvive de una indemnización que recibe gracias a un accidente que ocurrió hace tiempo (el cual no nos interesa lo más mínimo) y, lo dicho, es tan pequeño y feo que las cajeras le dan mal el cambio porque no se atreven a mirarle a la cara.

Ah, sí. Y su vida es una mierda. Sigue leyendo CONSUELO DE TONTOS de Agus López Avilés (Actualizado!)